Workshops

CURSOS DE PINTURA EN EL TALLER


Duración: mínima 16h (2h semana/4semanas) - máxima 

Para más consultas mándame un mensaje de contacto.

 

¿Por qué este curso?

El Arte de la pintura se aprende pintando, pero su aprendizaje resulta mucho más enriquecedor cuando es compartido con otros artistas.

Durante el curso, el alumno aprenderá paso por paso los recursos técnicos que he ido desarrollando personalmente a lo largo de mi carrera, además, dado que el aforo es muy reducido, las clases son altamente individualizadas para que cada alumno pueda desarrollar lo mejor de sí mismo recibiendo toda mi atención.

¿Qué aprenderemos?

Éste es un curso dirigido a alumnos con nociones básicas de dibujo o pintura y basado en una metodología tradicional dentro de los parámetros de la figuración y el realismo.
En el curso aprenderemos qué tipo de fotografías conviene usar cómo referentes, así como a usar la luz y el color para acentuar aquellos aspectos psicológicos del retrato que trascienden a la propia expresión del/a modelo.

¿Cómo aprenderemos?

Empezaremos realizando bocetos a lápiz para determinar la composición, seguidamente haremos uno o dos bocetos rápidos al óleo para familiarizarnos con la imagen y finalmente realizaremos la obra a base de manchas de color, con capas más saturadas y opacas al principio y más matizadas y transparentes al final aprendiendo a construir el retrato mediante el volumen y no mediante el dibujo.

 

EL TALLER

Situado en un patio interior en el corazón del barrio del Raval de Barcelona rodeado de galerías, museos, y tiendas de Bellas Artes, en medio del meollo pero sin ruido y con mucha luz, el Taller se convierte en un pequeño refugio creativo en el centro de la ciudad condal.

Consta de un único espacio, pequeño pero bien equipado con todos los materiales necesarios para el aprendizaje y tiene salida directa a un patio interior, tranquilo y luminoso, compartido con otros artistas, arquitectos y creativos de todo tipo.

Los alumnos, que asisten de forma individual en su mayoría exceptuando los talleres intensivos en los que el numero puede crecer hasta 4, disponen de un caballete, pinturas y soporte audiovisual proporcionados por el taller, así como una biblioteca que pueden consultar en todo momento. Así pues, los alumnos solo tienen que preocuparse de asistir con sus propios pinceles, una paleta de madera, una tela o soporte de madera y un delantal.

El Taller no es solo un espacio didáctico en el que imparto cursos de pintura, es un taller activo, el espacio en el que trabajo a diario en mis obras. Por lo tanto, los alumnos pueden ir viendo el progreso de las pinturas que nos sirven a modo de ejemplo y demostración.
De algún modo, el alumno se convierte en residente del taller, puesto que mientras desarrollan su obra comparten el espacio de trabajo con una artista en activo. 

Facebook Twitter Pinterest Instagram LinkedIn share